cálculos + dimensiones

Para dimensionar una instalación radiante precisamos de algunos datos de la obra. Sobretodo, conocer en detalle la potencia de calefacción (y/o refrigeración) requerida para conseguir el confort nos permite elaborar una oferta correcta: cuanto más exácta sea la estimación de la demanda más ajustada será la oferta.

Ya dispone del cálculo de la demanda o carga máxima > contáctenos.

No lo tíene pero tiene claro sus conceptos > pídanos una estimación.

Tiene dudas sobre la ideonidad del cálculo > siga leyendo aquí:

¿Que es la demanda y como podemos conocerla?

El valor de la demanda o carga térmica máxima describe cuanta energía hay que proporcionar a un espacio interior para mantener el confort térmico.

La energía aportada tiene que igualar las pérdidas (en invierno) o ganancias (en verano) y depende basicamente de la zona geográfica del edificio y de su envolvente pero también del uso, de las fuentes interiores de calor, de la temperatura de consigna y la ventilación.

La demanda de calefacción ha cambiado sustancialmente a lo largo de las última décadas, desde 200 W/m2 (en la tabla: diferentes estándares alemanes) en edificios sin aislamiento térmico hace 50 años hasta la energía zero de la actualidad donde la demanda de energía es equivalente a la generación del propio edificio.

Para conocer la demanda real de un espacio tenemos que poderla medir, algo imposible en proyectos no construidos y muy complicado en edificios existentes. Por eso se hacen estimaciones o cálculos para anticipar la demanda. Existen varios métodos – no todos son rigurosos:

1. el “ojímetro”

La valoración a ojo es la práctica de “tirar p’arriba” del pasado: oferta con un vistazo o incluso sin él un equipo sobredimensionado para curarse en salud.

Esta manera rápida y gratuita de tener una valoración y solo podía funcionar mientras todos los espacios tuvieran la misma demanda (por estar igual de mal aisladas) y se aceptara el sobrecoste.

Usando este criterio instalamos una calefacción radiante de 120 W/m2 que en casi toda la península mantendrá el nivel de confort. Para un espacio de 100 m2 necesitaremos un equipo de >12 kW de generación de calor. Con una temperatura de impulsión de agua a 45ºC hacen falta 60 m2 de pared radiante.

.

2. la estimación comparativa

Una estimación comparativa nos acerca un paso a la demanda, por valores calculados o medidos en situaciones parecidas. Suele hacerse para la totalidad del espacio, por ejemplo para una vivienda en su conjunto.

La primera tabla tiene en cuenta la zona climática, la situación del espacio respecto al exterior, la segunda hasta unas envolventes “con aislamiento”, pero no sabemos ni donde ni de qué grosor ni de qué tipo.

De la tabla aprendemos que nuestro piso de 100 m2 en la Costa Brava, sin aislamiento pero orientado a sur, necesita 85 W/m2. Prevemos un equipo de >8,5 kW y 43 m2 de pared radiante (con la impulsión de 45ºC); bajamos en potencia y en superficie radiante y por tanto en costes, pero no sabemos cuanto más podríamos bajar…

.

3. la estimación de aproximación

Existen herramientas gratuitas para calcular aproximadamente la demanda (o carga) de calefacción y refrigeración, desde sencillas calculadoras online hasta apps para el instalador. Cuanto más datos técnicos de nuestro proyecto se incluyan en el cálculo, más se acercará la aproximación a la futura demanda real. Por ejemplo, con esta calculadora podemos tener una idea muy general de la demanda; usando esta aplicación calculamos la demanda por espacios indiduales*, muy interesante para variar los valores introducidos para el aislamiento y comparar como su aumento hace bajar la demanda y con ello el coste para la instalación y el equipo.

El cliente o el instalador de nuestra vivienda de 100 m2 ha comprobado que con una pequeña inversión se reduce la demanda a 50 W/m2, la cual cubre una máquina de >5 kW y unos 25 m2 de pared (45ºC). + info sobre el cálculo aproximado*

.

4. el cálculo

Si queremos saber la carga total (en W o kW) y con ello la media (en W/m2) – suficiente con espacios abiertos en una sola planta – podemos encargar unos cálculos de la carga térmica directamente como servicio online.

El cálculo ha evidenciado que se reduce la demanda a 30 W/m2 con una envolvente bien aislada . Solo necesitaremos una máquina de >3 kW y unos 25m2 de pared radiante (con impulsión a 45ºC) o el doble (con 35ºC), si es generado por energía renovable.

5. el cálculo detallado certificado

Está claro que solo podemos reducir la demanda conociendo el impacto de las diferentes medidas constructivas sobre ella. Hoy existen reconocidos procedimentos, por ejemplo el cálculo según la normativa UNE EN 12831 o el método ASHRAE. Sus programas informáticos cada vez más sofisticados nos informan sobre el comportamiento higrotérmico de cada elemento, según su exposición al sol, al viento y a la humedad. Los ingenieros y asesores energéticos nos proporcionan información pormenorizada para ajustar el diseño del edificio y/o de sus instalaciones a nuestras necesidades.

El cálculo detallado (con más demanda en baño que en cocina, por ejemplo) nos da la base para una óptima distribución del calor en circuitos y superficies radiantes ajustadas a cada espacio y crear las zonas de confort allá donde más las deseamos. + info sobre el cálculo certificado*

.

Así instalaremos lo justo

A partir de un cálculo aproximado o detallado procedemos al dimensionado de la instalación y el diseño de los circuitos para crear zonas de confort.

.

Nos ocupamos de todo

Si todo lo anterior le suena muy técnico… simplemente déjelo en nuestras manos; contáctenos y nos encargamos de todo el proceso.